Entrevista a la Dra. Irina Matveikova: “Sentir con la tripa”

matveikova

La Dra. Irina Matveikova es licenciada en Medicina de Familia y colegiada en ICOMEM España, además de experta en Trastornos del Comportamiento Alimentario.

Ha cursado estudios de posgrado en Medicina Holística y Preventiva en diferentes países del mundo y ha aprendido diversos métodos de tratamientos integrales en ámbitos internacionales.

Experta en la combinación de las dos medicinas, lucha por un paciente consciente bien informado y responsable.

Es autora de los libros: “Inteligencia digestiva”, “Salud pura”, “Inteligencia digestiva para niños

El intestino es una parte del cuerpo poco conocida para el común de las personas, de la que únicamente pueden decir que tiene “forma parecida a una serpiente”. Un sitio poco simpático del cuerpo, maloliente y que produce sonidos socialmente inaceptados.

Sin embargo, resulta ser un verdadero cerebro dentro de nuestras entrañas y su función neuronal resulta muy parecida a la actividad cerebral de la cabeza; luego nuestro sistema nervioso entérico es nuestro segundo cerebro, y no se trata de una metáfora.

En efecto, así como tenemos una extensa red de neuronas, así también, iguales y parecidas y que cumplen el mismo papel, las hay en el sistema digestivo.

Es un cerebro bastante rebelde con vida autónoma y suministra muchas cosas positivas y negativas, depende como se trate.

Es un mundo compuesto por microbios y bacterias que se ha dado en llamar la microbiota, dos kilos de bacterias que conforman una masa muy potente porque sin ella no es posible la vida.

Microbiota refiere a todos los organismos que viven dentro y fuera del cuerpo, el noventa por ciento del ser humano son bacterias.

Su degradación está detrás no sólo de problemas digestivos sino también de otras patologías porque afecta al sistema inmunológico.

La microflora intestinal es algo que formamos poco a poco en la infancia y que participa de manera muy efectiva en la formación de nuestro bioordenador, nuestro sistema inmune que acumula una base de datos y que si no funciona adecuadamente, en algún momento de la vida desencadena alguna enfermedad.

El siglo XX se ha caracterizado por combatir todo, fue el tiempo de una asepsia integral que indicaba matar todo a través de los “anti”, antibióticos, antivirales, antifúngicos, ahora la medicina vive un momento de evolución y entonces cuando los químicos están superados, son las bacterias las que nos van a salvar.

Las bacterias son criaturas con mayor desarrollo, tienen su propio universo con el cual debemos aprender a convivir tratándolo.

Para mejorar la capacidad digestiva hay que comenzar a hablar de eso, estudiar cómo funciona este campo de 300 metros cuadrados.

Tenemos un universo que nos cuida por lo tanto no hay que hacerle daño con abuso ni de alcohol, ni de frituras, es decir alimentación razonable, porque las bacterias comen lo que comemos.

Estamos hablando sobre neurograstroenterología sistema nervioso entérico, son dos cerebros conectados que influyen en nuestro cerebro. No es solamente cerebro que influye en nuestro cuerpo.

El concepto de Microbiota refiere a todos los microorganismos que viven dentro y fuera del ser humano.

Somos más bacterias que humano, de todas las células que van al intestino cada día sólo el 10% son nuestras, un concepto quizás difícil de asimilar para el ego humano, pero esto somos, y más aún, de este sistema dependemos.

La degradación de la Microbiota está detrás de los problemas digestivos y de otras patologías porque afecta al sistema inmunológico.

La microflora intestinal es algo que formamos poco a poco desde la infancia y que participa en la formación del bioordenador del sistema inmune.

Estos son sólo algunos conceptos preliminares de todos los que la Doctora Irina Matveikova desarrolla en este reportaje que es nada más que una invitación a considerar la importancia que tiene comprender como funciona nuestro organismo, y sobre todo como ayudar a fortalecer la salud de tus hijos.

Deja una respuesta

Debes iniciar sesión para comentar.