No duden nunca de ustedes: nadie me engaña, esto ya ocurrió

equlibrio

No hay nada bueno o malo. Se evoluciona o involuciona. Tienes la oportunidad. Con lo que hay se hace la Obra.

A todo ser que se relacione con Ustedes, le dirán:

“No busques más a un maestro. Busca únicamente a tu Maestro en ti.”

Él te va a enseñar en la práctica diaria a través del dolor, antes que de la dialéctica. Antes que las frases, la presencia efectiva; y antes que cualquier palabra, se verán los hechos y el horror como maestros.

Como todo es incierto en la existencia del ser, se debe transitar en el cotidiano andar, con la mente vacía, el corazón vacío y alerta, instante a instante. Escuchen y escúchense siempre. Así van a aprender cómo es el mundo real y el mundo irreal y los valores que cotidianamente se manejan en la vida de cualquier persona. Se ubicarán así en la verdadera dimensión. (Esto sirve para todas las reuniones y lugares que Ustedes vayan).

“Nadie me engaña, esto ya ocurrió”

No duden nunca de Ustedes.

Deja una respuesta

Debes iniciar sesión para comentar.